Osteopatía y masaje en el dolor de hombro

Hombro y cervicales

La articulación del hombro está formada por la escápula y el húmero que junto con la clavícula y el esternón forman la cintura escapular.

 Se trata de una articulación grande y de gran movilidad que no está sometida a grandes presiones, razón por la que sus lesiones características son las músculo-tendinosas, siendo rara la artrosis.

Aunque cuelga está también preparada para la carga y relaciona la columna cervical y el miembro superior a través de grupos musculares que dan la movilidad al conjunto, esta es la razón por la que muy frecuentemente se asocian las molestias del hombro y la columna cervical.

¿Cómo se lesiona el hombro?

En el hombro se unen cuatro tendones procedentes de los músculos supraespinoso, de los rotadores internos y de los rotadores externos del brazo, formando el “manguito de los rotadores” que se inflaman con los movimientos de elevación de los codos, en acciones repetidas de levantar y alcanzar con y sin carga y en actividades donde se tensan los tendones o se comprime la bolsa subacromial produciéndose una tendinitis característica.

Los movimientos repetidos de alcance por encima del hombro también producen la compresión de los nervios y los vasos sanguíneos que hay entre el cuello y el hombro produciendo el síndrome costo clavicular. No son infrecuentes las lesiones de la cápsula articular.

¿Cómo se trata el hombro?

En mi práctica de consulta me suelo encontrar con bastantes problemas de hombro, generalmente debido a una práctica deportiva inadecuada y también a sobrecargas en el ámbito laboral, que sobre todo inciden en las inserciones musculares.

Trabajar bien la elasticidad es un buen antídoto para el dolor de hombro, sobre todo después de hacer ejercicio físico, o cuando se termina la jornada laboral.

Si el problema ya está instaurado la terapia y la fisioterapia bien aplicada suele solucionar el problema. En consulta para este tipo de problema utilizo la osteopatía para corregir los desajustes de la columna cervical.

El masaje con ventosas, como se observa en la foto del artículo, ayuda a llevar sangre con oxigeno a las áreas de dolor.

La acupuntura, la auriculoterapia y la moxibustión potenciaran de forma contundente los resultados positivos de la terapia.

Dependiendo de la gravedad de la lesión se podrá solucionar en un par se sesiones, aunque en ocasiones será  necesaria alguna más. Eso si, el dolor y la movilidad mejoran desde el primer tratamiento..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.