Masaje con Ventosas

Masaje con ventosas

¿Para que sirve el masaje con ventosas?

Las ventosas se utilizan como ayudantes en el masaje convencional. Ayudan a liberar los tejidos musculares y a activar la circulación sanguínea. En la espalda, la ventosa ayuda a eliminar una tensión muscular elevada, llevando sangre a la zona y permitiendo que la circulación sanguínea vuelva a ser la adecuada.

También actúa separando la musculatura de la zona donde han sido colocada, generalmente la zona de la musculatura paravertebral, la más próxima a la columna vertebral, lo que también favorece el aumento de espacio entre dicha musculatura, los ligamentos que la componen y entre las vértebras.

Las ventosas resultan especialmente efectivas en zonas con tensión muscular y que estén más alejadas del corazón, por tanto, con una circulación sanguínea más comprometida. Como sucede por ejemplo en los casos de tendinitis en los codos y en las que se producen en tobillos, muñecas y rodillas.

También cabe resaltar el papel que desempeñan en lesiones que ya se han producido y que queda un poso de dolor articular. El ejemplo más claro lo encontramos en los esguinces de tobillo.

El origen del masaje con ventosas

El masaje con ventosas viene desarrollándose desde hace aproximadamente 2600 años y la primera constancia que se tiene de su existencia procede de Asia, probablemente en alguna región de China.

Existe constancia de su utilización en la medicina árabe desde el siglo XI de nuestra era. En Europa hicieron su aparición alrededor del siglo XIV, el mítico doctor en Medicina Paracelso hizo mucho en su propagación por todos los países europeos en donde estuvo.

En nuestro país, España, aún hoy podemos encontrar personas mayores que las siguen utilizando, ya que eran muy apreciadas para el tratamiento de gripes y resfriados. Hasta mediados de los años cuarenta los médicos, sobre todo rurales, las solían incluir en su maletín curativo.

¿Cómo beneficia el masaje con ventosas?

La ventosa es una gran aliada del masajista o del terapeuta que las utiliza. Son grandes activadoras sanguíneas, ayudan a la retirada de sangre venosa pobre en oxígeno y a que la sangre arterial rica en oxígeno y nutrientes llegue a los tejidos. Dato muy importante a tener en cuenta: las ventosas debido a su succión concentran una gran cantidad de sangre, y por ejemplo en la espalda cuando nos encontramos con una tensión muscular elevada, la circulación estará bastante comprometida, la ventosa además de eliminar tensión actuará llevando sangre a la zona y permitiendo que la circulación sanguínea vuelva a ser la adecuada. Cuando hay un déficit de oxígeno en cualquier parte del organismo, este responde provocando dolor como señal de alarma y el oxígeno es transportado por la sangre.

En mi experiencia de consulta he desarrollado un método con el cual también me sirven en la desactivación de los molestos puntos gatillo. Estos puntos son fibras musculares del tamaño de un grano de arroz, pero capaces de producir un alto grado de dolor e incapacidad funcional.

También ayudan a sustancias de desecho que se encuentran en los tejidos musculares, debido a una elevada tensión muscular como el ácido láctico, que también provoca que una contractura nos duela más.

Al aplicarlas suele aparecer una sensación de ligero picor, en zonas musculares más conflictivas ese picor aumenta. La gran ventaja que tienen es que son capaces de eliminar dolor sin causar grandes molestias a la persona, como sí que hacen las maniobras clásicas de masaje.

Como conclusión el masaje con ventosas elimina el dolor muscular, su utilización es muy segura y es altamente beneficioso para la salud en general por su capacidad de eliminar sustancias de desecho.

Evita sufrimiento innecesario.

Prueba terapias diferentes, naturales y efectivas.

Teléfono

976 445184

Whatsapp

655 576065

Dirección

Paseo de Pamplona, 1, 11º 50004 Zaragoza

Email

info@manosquecuran.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *