Testimonios de personas tratadas en Manos Que Curan

Estos son algunos casos reales tratados en mi consulta. Casos de personas como tú. He cambiado su nombre e imagen para proteger su intimidad, el resto es rigurosamente cierto.

Qué vas a encontrar en este artículo:

Dolor lumbar y ciático

Carlos, 43 años.

Carlos es un hombre casado y con dos hijos, profesionalmente se dedica al Derecho. Desde hace un año sufre dolor lumbar, algunas ocasiones el dolor se vuelve más agudo y le afecta a la pierna, debido a la inflamación del nervio ciático. Se ha sometido a diferentes pruebas médicas descartándose una lesión severa de la zona.

En la primera visita lo trato con el Método Columna Vitae, el Martillo Neuropercutor, la Acupuntura Zonal y el Masaje con Ventosas.

En la segunda sesión, diez días después, me comenta que su dolor de espalda ha mejorado ostensiblemente y que ya no tiene ninguna molestia ciática. Repito el tratamiento y le doy cita para al cabo de un mes.

En la tercera sesión se encuentra bastante bien, únicamente ha sentido algo de malestar debido al estrés que le han producido temas relacionados con su trabajo.

Le recomiendo que vuelva a visitarme cada dos meses aproximadamente para prevenir nuevas molestias lumbares.

Dolor Intenso en Codo.

Pilar, 51 años.

Pilar trabaja desde los 16 años en la carnicería familiar. Cuando me visitó por primera vez, padecía desde hacía meses un dolor agudo en el codo debido muy probablemente a los movimientos repetitivos que realizaba en su trabajo diario. El dolor bajaba hasta el antebrazo afectando también a su muñeca.

En la primera sesión de tratamiento le realizo el método Columna Vitae, le aplico Laserpuntura, Acupuntura Zonal y Masaje Específico con Ventosas en su brazo.

En la segunda sesión, una semana después, advierte que su dolor ha disminuido entre un 40% y un 50%. Repito el mismo tratamiento de la primera sesión y le doy cita para la semana siguiente.

En la tercera sesión me comenta que la mejoría ha sido más evidente. Aun así quedan vestigios de dolor. Le aplico las mismas técnicas y le doy cita para dos semanas más tarde.

En esta cuarta sesión me confirma que el dolor casi ha remitido por completo, únicamente le molesta cuando su jornada laboral se prolonga más de lo habitual.

En la siguiente cita, un mes después, me comenta que el dolor ha desaparecido excepto en momentos puntuales de exceso de trabajo.

Le enseño a realizar una serie de estiramientos específicos para aliviar la zona de tensión y le recomiendo que vuelva a visitarme en dos meses, a modo preventivo.

Agotamiento y desmotivación

Pablo, 33 años.

Pablo era una persona vital. Le gustaba la vida y disfrutar de pequeños detalles como dar un paseo por el campo, una cena romántica con su pareja, una tertulia con los amigos…

Trabajaba en una importante firma de seguros. Últimamente percibía que su energía no era la de antes. Le daba la impresión de que sus compañeros de trabajo y los clientes con los que trabajaba le robaban su esencia vital, pero ¿era esto posible?

Su jefe lo llamaba varias veces al día y en cada conversación que mantenía se sentía más y más agotado. Empezó a sentirse desvitalizado, su sistema inmune empezó a flaquear.

Pablo era una persona que jamás se ponía enferma, sin embargo, ahora cogía todos los virus que pasaban cerca de él, catarros, problemas digestivos, dolores musculares… Percibía además cómo poco a poco sus ganas de experimentar y disfrutar de la vida se iban apagando. Lentamente iban introduciéndose en su mente pensamientos que no reconocía en él pero que había visto en otras personas: apatía, falta de motivación, pesimismo

Le realicé algunas sesiones de Regulación de Centros Vitales, que le ayudaron especialmente a limpiar su campo energético y a volver a reencontrarse con su energía, cortándole enganches energéticos que le afectaban negativamente.

Conforme fueron transcurriendo las sesiones fue encontrándose de nuevo como era él: vital, alegre y lleno de energía. Sus compañeros, sus clientes o su jefe ya no tenían acceso a su energía.

Ataques de ansiedad

Leticia, 27 años.

Leticia es una chica de 27 años que viene a consulta debido a los ataques severos de ansiedad que tiene desde hace un par de años. Recibe apoyo psicológico desde hace estos dos años. Ha mejorado, pero todavía persisten algunos episodios que le afectan profundamente en su vida.

En la primera sesión la trato con la Regulación de Centros Vitales.

En la segunda sesión me comenta que después de la primera sesión se ha sentido un poco perturbada emocionalmente pero que los ataques se han producido con menos asiduidad.

En la tercera sesión ha observado ya una mejoría en su equilibrio energético y no ha sufrido nuevos ataques. Le doy cita para dentro de un mes.

En la cuarta sesión me comenta que se encuentra mucho mejor y que no ha tenido ningún ataque de ansiedad. Le recomiendo que vuelva a visitarme dentro de 2 meses, a modo de prevención.

Debilidad y cansancio.

Rosa, 59 años.

A Rosa le quitan una muela del juicio en el mes de enero, complicándose con una infección. En febrero la operan de una hernia inguinal, poco después de coger el alta contrae una infección pulmonar por lo que tiene que volver a ser ingresada.

Viene a mi consulta en abril, con una debilidad bastante acusada, dolor generalizado y decaimiento emocional. En la primera sesión la trato con Regulación de Centros Vitales y Osteopatía Craneosacral.

Le realizo una segunda sesión 3 días después aplicándole esta vez Laserpuntura, Acupuntura Craneal del Dr. Yamamoto y Auriculoterapia.

Una semana después me comenta que ha notado una mejoría considerable en su energía y que el dolor ha disminuido ostensiblemente.

Le realizo dos sesiones más combinando ambos tratamientos, consiguiendo una mejora notable en su estado psico-energético.

No ha vuelto a presentar síntomas de debilidad y cansancio.

Dolores de cabeza repetitivos.

Marta, 38 años.

Marta es una mujer casada y con dos hijos. Hacía ya cuatro años que se quejaba de dolores de cabeza muy molestos que no había conseguido erradicar con la medicación que le venían recetando. Tras un escáner habían descartado cualquier problema neurológico.

En la primera visita a consulta me comenta que su dolor de cabeza empezó a producirse justo después de su último parto. ¿Debido quizás a la anestesia epidural?

Procedo a tratarla con Osteopatía Craneosacral, Acupuntura Craneal del Dr. Yamamoto y Auriculoterapia en la primera sesión y le doy cita para la semana siguiente.

En la segunda sesión me comenta que está muy contenta porque su dolor de cabeza ha desaparecido en un 95 %. Vuelvo a repetir el mismo tratamiento de la primera sesión.

Marta no ha vuelto a sufrir más dolores de cabeza.

Mareos y vértigos.

Eva, 10 años.

Eva es una niña de 10 de años que se quejaba de mareos y de vértigos, además de dolor en la parte alta de la espalda. El pediatra que la trata la mandó al neurólogo, éste descarta que haya ningún problema neurológico.

En la primera visita, sus padres me comentan que Eva tuvo un pequeño accidente hace unos meses al caerse de un poni. Examinándola descubro que tiene una importante rotación hacia la izquierda de sus vértebras cervicales y que también tiene bastante tensión en la parte alta de su espalda, quizás causa principal de sus mareos.

En la primera sesión la trato con el Método Columna Vitae, con Masaje y con Osteopatía Craneosacral y le doy cita para dentro de una semana.

En la siguiente sesión su madre me comenta que los mareos y el dolor de cabeza casi han desaparecido por completo. Sigo con el mismo tratamiento y le doy cita para un mes después.

En la tercera sesión me confirman que ya no sufre ningún tipo de mareo, sólo le queda un poco de molestia en la parte superior de la espalda. Le aplico el mismo tratamiento en esta sesión.

La niña ya no ha presentado más síntomas.

Inestabilidad emocional.

Inés, 34 años.

Inés es una mujer separada desde hace unos meses y con una hija de 5 años. Trabaja como funcionaria para el Estado. Vino a verme porque desde antes de su separación se encontraba muy inestable emocionalmente, con frecuentes ataques de ansiedad y con ideas negativas recurrentes que le habían llevado acudir al médico y tomar medicación para ello.

La trato con la Regulación de Centros Vitales, terapia craneosacral y también añado la auriculoterapia. Para apoyar el tratamiento testo y le proporciono la flor de Bach que más le conviene. Principalmente limpio sus Centros Vitales.

En la segunda sesión me comenta que se ha encontrado un poco mejor. En este tratamiento su energía empieza a ponerse en orden, le doy cita para la siguiente semana.

En la tercera sesión me indica que la mejoría ha sido más significativa, ya no tiene ataques de ansiedad pero persisten las ideas negativas en su mente y ciertos altibajos emocionales. En esta sesión el trabajo se centra en los chacras que necesitan más atención. La siguiente sesión se la doy en 15 días.

En el cuarto tratamiento se encuentra bastante mejor, su mente está bastante más tranquila y las ideas negativas han desaparecido. También me comenta que el médico le ha empezado a retirar la medicación ansiolítica. Le doy cita para al cabo de un mes.

En la siguiente visita se encuentra bien y estable. Le recomiendo que venga a visitarme en dos meses, a modo de prevención.

Dolor en la parte superior de la espalda y el hombro.

Pedro, 45 años.

Pedro es un hombre activo al que le gusta practicar deporte. Vino a verme a mi consulta porque le dolía bastante la parte superior derecha de la espalda y el hombro derecho desde hacía más de un año. Este dolor le limitaba a la hora de realizar sus actividades deportivas y sus aficiones.

En la primera sesión percibo una notable tensión en la zona donde se quejaba. Me comenta además que ha tenido un año complicado en sus aspectos personales. Lo trato con el Método Columna Vitae, el martillo neuropercutor, masaje con ventosas y Kinesiotaping y le doy cita para la semana siguiente.

En la siguiente sesión me informa que el dolor ha disminuido pero que persistía. Lo trato de la misma manera pero esta vez también incluyo la auriculoterapia, y como sospecho que puede haber un motivo emocional tras su dolor, le testo con flores de Bach y le doy la apropiada para él. Lo cito para la semana siguiente.

En la tercera sesión me comenta que el dolor se ha reducido considerablemente, pero que no termina de desaparecer. Le aplico el mismo tratamiento incluyendo esta vez la acupuntura craneal de Yamamoto. Le doy cita para un mes después.

Cuando viene a verme un mes después, me confirma que su dolor ha desaparecido completamente y que sólo se ha acordado ligeramente de él cuando se ha enfadado por algún motivo.

Dolor repetitivo en la parte superior de la espalda.

Belén, 38 años.

Belén está casada y tiene dos hijos. Vino a verme porque se quejaba de un dolor repetitivo en la parte superior de la espalda. Se había hecho diversas pruebas descartándose cualquier lesión en la columna. Había ido a diferentes terapeutas y probado la osteopatía y el masaje, encontrando una mejoría muy transitoria.

En la primera entrevista me comentó que recordaba el dolor en la espalda desde que era una adolescente, pero que éste se había incrementado considerablemente debido al estrés de su anterior trabajo. Era consciente de que parte de su dolor era provocado por un desajuste en su sistema energético debido al estrés.

En la primera sesión corrijo su columna con el Método Columna Vitae y el martillo neuropercutor, le aplico masaje y ventosas y la acupuntura craneal del Dr. Yamamoto; le doy cita para la semana siguiente. En la segunda sesión trabajo con el Método de Regulación de Centros Vitales y la terapia Craneosacral.

En la tercera sesión me comenta que ha vuelto a sentir dolor, aunque menor, trabajo con el Método Columna Vitae, el masaje con ventosas y estiramientos miofasciales. En la cuarta cita vuelvo a trabajar con la Regulación de Centros Vitales y la terapia Craneosacral.

Cuando nos vemos la quinta vez me comenta que el dolor de espalda ha disminuido considerablemente y que se encuentra más tranquila en general, vuelvo a regular su energía y le doy cita para dentro de dos semanas. En esta sexta sesión me manifiesta que se encuentra bastante mejor, que el dolor de espalda casi ha desaparecido y que solo le aparece, de una forma mucho más leve, en alguna ocasión que se enfada. Vuelvo a regular su energía y le aconsejo que venga a visitarme en un par de meses.

Dolor generalizado de espalda y articulaciones.

Patricia, 38 años.

Patricia es una chica muy activa, le gusta la montaña y hacer deporte. Cuando vino a visitarme llevaba un mes y medio de baja laboral, debido a sus dolores de espalda y también articulares en los codos, muñecas, caderas y rodillas.

Tras una primera toma de contacto percibí que podía tener un grado elevado de estrés, debido, quizás, a causas emocionales. Ella me lo corroboró explicándome que había tenido una serie de acontecimientos traumáticos recientemente en su vida. En la primera sesión trabajé principalmente en su espalda. Corregí su columna con el Método Columna Vitae y el martillo neuropercutor. Le realicé masaje con ventosas y estiramientos miofasciales. Complementé la sesión con auriculoterapia.

En la segunda sesión me comentó que había mejorado algo, pero que seguía persistiendo el dolor. Le sugerí que podía ser buena idea combinar el tratamiento físico con el energético, porque así podíamos equilibrar su energía y los tratamientos físicos que hiciéramos después serían mucho más efectivos. Aceptó y le realicé una Regulación de Centros Vitales.

Fui tratando su energía y su estructura física, alternando ambas terapias durante cuatro semanas, hasta que decidió coger el alta médica. Su mejoría en un mes se hizo patente. Después distancié los tratamientos dos semanas.

Actualmente viene a la consulta una vez al mes. No sufre de dolor, puede desarrollar los deportes que le gustan y tiene una vida más plena.

Crisis de ansiedad y altibajos energéticos.

Raúl, 32 años.

Raúl vino a verme, en principio, por molestias en la parte superior de la espalda. Al final de la visita me comentó que desde hacía varios años tenía problemas con la ansiedad, con cambios de humor en breve espacio de tiempo y con altibajos constantes tanto en su energía física como mental. Yo le sugerí que le podía ayudar con estos problemas regulando su energía, estuvo de acuerdo y quedamos la siguiente semana para tratarlo con la Regulación de Centros Vitales.

Estuvo viniendo a una sesión semanal durante cuatro semanas. En estas sesiones combiné el trabajo energético con el apoyo de la auriculoterapia. Cada semana que pasaba comentaba que se encontraba mejor, su energía era más estable y la ansiedad prácticamente había desaparecido. En estas semanas también consiguió abandonar la medicación ansiolítica que tomaba, cosa que le preocupaba no poder dejar.

A partir de la quinta sesión decidimos espaciar las sesiones cada quince días durante dos tratamientos más. Después ha venido a consulta cada tres meses aproximadamente, obteniendo un equilibrio considerable en todos los aspectos de su vida.

Como puedes comprobar todas estas dolencias se pueden tratar y mejorar hasta prácticamente desaparecer.

Evita sufrimiento innecesario.

Prueba terapias diferentes, naturales y efectivas.

Teléfono

976 445184

Whatsapp

655 576065

Dirección

Paseo de Pamplona, 1, 11º 50004 Zaragoza

Email

info@manosquecuran.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *