Sistemas reflexológicos

¿Que son los sistemas reflexológicos?

En primer lugar debemos saber a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de sistemas reflexológicos. Por reflexología entendemos un área específica de nuestra anatomía en la que se encuentran reflejados todos los sistemas de nuestro cuerpo: muscular, articular, óseo, digestivo, endocrino,… Esto quiere decir que mediante la correcta estimulación o relajación en una o en varias de estas áreas conseguiremos un equilibrio del sistema que estemos tratando, logrando con ello una recuperación más rápida de las patologías que estemos tratando.

¿Cuales son los más efectivos?

Existen varios sistemas reflexológicos y personalmente creo todos son buenos y que no hay uno que sea superior a los demás, el resultado variará según la pericia del terapeuta a la hora de tratar a la persona. Los más conocidos: la reflexología podal, la auriculoterapia, la manopuntura coreana, la reflexología facial o la acupuntura craneal del doctor Yamamoto.

Personalmente el que más me gusta y utilizo es el de la auriculoterapia.

La Auriculoterapia es una modalidad de tratamiento en la que tratamos la superficie externa de la oreja o aurícula. Se basa principalmente en la acupuntura usada originalmente en la antigua China, pero hoy en día la correspondencia de los puntos corporales y zonas específicas también se ha desarrollado en la Francia moderna, integrando los dos sistemas chino y occidental.

Su principal precursor en Francia fue el doctor Paul Noggier que comenzó a investigar esta terapia en 1957. En la antigua China se han encontrado registros de su uso en el año 206 antes de Cristo. También hay documentos que demuestran que egipcios, griegos y romanos utilizaban esta técnica terapéutica.

¿Por qué funcionan?

La respuesta científica a por qué funciona estas disciplinas terapéuticas es la respuesta refleja remota, esto quiere decir que cada microsistema pone de manifiesto reflejos neurológicos que están conectados con partes del cuerpo remotas.

Cuando hablamos de reflejos neurológicos nos estamos refiriendo a pequeños puntos por donde un minúsculo grupo de fibras nerviosas está en la zona diana de un órgano, y ese grupo de fibras trasmite información de la micro zona corporal al órgano y viceversa.

Las terapias reflexológicas resultan una terapia excelente como complemento a cualquier terapia física: masaje, osteopatía, fisioterapia, etc. Pero también resulta excelente para incrementar los resultados de otras terapias: acupuntura, homeopatía, naturopatía, etc… Y como complemento para algunos tratamientos médicos resulta de una ayuda extraordinaria.

Como otras terapias alternativas, la principal ventaja que tienen es que en el caso de un tratamiento médico convencional, se puede utilizar sin ningún tipo de problema pues no interfiere para nada.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *