Osteopatía Craneosacral

Tratamiento con Osteopatía Craneosacral en Manos Que Curan

¿Para que sirve la osteopatía craneosacral?

Los huesos del cráneo y del sacro poseen una pequeña movilidad. Gracias a ella el terapeuta puede detectar pequeñas anomalías y mediante suaves movimientos corregirlas. Nos puede ayudar en:

  • Migrañas, dolores de cabeza repetitivos
  • Sinusitis, neuralgia y parálisis facial
  • Traumas de accidente y emocionales
  • Problemas en la articulación tempo-mandibular
  • Cansancio prolongado, agotamiento
  • Problemas derivados del estrés
  • Hiperactividad, sobre todo en niños

Es una terapia manual sutil por los tenues movimientos que debe captar el terapeuta. A diferencia de la osteopatía estructural, los movimientos que aquí se realizan son mucho más suaves y rítmicos.

Desde el cráneo hasta el sacro circula el líquido cefalorraquídeo, encargado de alimentar las células nerviosas de todo el sistema nervioso. Este líquido está contenido en un tejido inextensible llamado duramadre.

Cuando este líquido no circula correctamente aparece una disfunción: dolor en la espalda (en cualquier parte de la espalda), falta de coordinación, falta de energía tanto física como psíquica, migrañas, dolores de cabeza repetitivos, problemas de aprendizaje, etc.

Las causas pueden ser muy variadas: un parto difícil para el bebé, un trauma directo en la cabeza o el cóccix, somatizaciones psíquicas o emocionales, contracturas musculares repetitivas…

Origen de la osteopatía craneosacral

Hacia comienzos del siglo XX la ciencia médica daba por sentado que la estructura craneal era algo rígida sin posibilidad de movimiento. Al doctor William Garner Sutherland le habían enseñado que los huesos del cráneo humano adulto no se mueven porque sus suturas (articulaciones) se fusionan. Sin embargo, él se dio cuenta que el cráneo de un adulto se podía separar fácilmente.

Un pensamiento impactó en su mente, se dio cuenta que las suturas que tienen los huesos del cráneo se parecían a las agallas de un pez y que estaban diseñadas para realizar un movimiento respiratorio.

Tal y como le habían enseñado, intentó probarse a sí mismo que los huesos craneales no se mueven. Para tal efecto, construyó una especie de casco que impedía que los huesos craneales se movieran y empezó a experimentar en su propia cabeza. En su experimentación tuvo síntomas bastante serios, como tensión craneal, desorientación, malestar general…

Esto le llevó a la conclusión de que existía un movimiento craneal y que éste debía tener una función fisiológica importante. Sutherland dedicó los 50 años restantes de su vida a explorar el significado de este movimiento.

El doctor Sutherland comprendió que estaba explorando un sistema de respiración que era muy importante para la salud. Fundamentalmente, esta propiedad de expresar movimiento es lo que distingue los tejidos vivos de los muertos.

Sutherland percibió que todas las células del cuerpo necesitan expresar una respiración rítmica para tener un funcionamiento óptimo. Empezó a darse cuenta de que estos movimientos respiratorios sutiles pueden ser palpados por manos sensibles.

Reconoció que el movimiento de los huesos craneales está conectado con el de otros tejidos con los que está muy asociado. El sistema nervioso central y el fluido cerebroespinal que lo baña, tiene un movimiento rítmico, el sacro también es parte de este sistema interdependiente.

Sutherland se dio cuenta que este movimiento no estaba causado por ningún agente muscular externo. Concluyó que este movimiento está producido por la fuerza de vida inherente al propio cuerpo, que él denominó Aliento de Vida.

El doctor Sutherland consideró que la fuerza de vida inherente al cuerpo, el Aliento de Vida, era el elemento animador o chispa que estaba detrás de estos ritmos involuntarios. Se considera que este Aliento de Vida transporta una fuerza que crea ritmos sutiles que transmite a todo el organismo.

El líquido cefalorraquídeo tiene un papel fundamental en la expresión y distribución del Aliento de Vida, posee un movimiento similar a una marea que se describe con el nombre de fluctuación longitudinal. Este movimiento tiene mucha importancia en el ser humano y mientras se exprese habrá salud.

¿En qué beneficia la osteopatía craneosacral?

Muchos sistemas de medicina tradicional orientan el proceso de curación principalmente a favorecer una distribución equilibrada de la fuerza vital del cuerpo. La presencia de ritmos plenos y equilibrados producidos por el aliento de vida indica que el sistema está sano.

Mientras estos ritmos se expresen de manera natural, el principio ordenante esencial del cuerpo se distribuirá armoniosamente. Por tanto, ese movimiento rítmico es fundamentalmente una expresión de salud. Su presencia asegura la distribución del principio ordenante del aliento de vida, y su restricción puede tener consecuencias de largo alcance.

Esto nos lleva a dos principios básicos del trabajo Craneosacral:

  • La vida se expresa como movimiento
  • Existe una relación directa entre movimiento y salud

El líquido cefalorraquídeo tiene un papel fundamental en la expresión y distribución del Aliento de Vida, posee un movimiento similar a una marea que se describe con el nombre de fluctuación longitudinal. Este movimiento tiene mucha importancia en el ser humano y mientras se exprese habrá salud.

La potencia del líquido cefalorraquídeo trasporta una impronta que actúa como principio ordenante esencial de salud. Dicha impronta integra el funcionamiento fisiológico de todos los sistemas corporales.

Esta potencia inherente posee una inteligencia básica y puede ser empleada por el terapeuta para favorecer la salud.

La osteopatía craneosacral como fuente de salud

La expresión del aliento de vida a nivel celular es una necesidad básica de salud. Si estas expresiones rítmicas se congestionan o restringen, se dificulta el principio ordenante básico del cuerpo y la salud puede quedar en peligro. La principal intención de la osteopatía Craneosacral es animar estas expresiones rítmicas de salud.

El doctor Sutherland en los últimos años de su vida observó que si es posible facilitar la expresión de la fuerza vital del aliento de vida, la consecuencia inmediata es la recuperación de la salud. Dentro de esta orientación terapéutica debemos pensar en que el funcionamiento corporal se organiza en torno al correcto funcionamiento de la respiración primaria, la circulación del líquido cefalorraquídeo.

El concepto Craneosacral se enfoca en nuestro funcionamiento corporal, mental y energético. La base de este concepto consiste en comprender el funcionamiento de la respiración primaria y el papel fundamental que realiza su movimiento rítmico en el transporte de nuestras fuerzas ordenantes y equilibrantes esenciales.

A medida que la respiración primaria se expresa en el cuerpo, se generan una serie de ritmos similares a las mareas. Estas mareas producen movimientos sutiles que pueden sentirse en los tejidos.

El movimiento surge en el núcleo del cuerpo y afecta al sistema nervioso central, al líquido cefalorraquídeo y a los huesos y membranas circundantes. La manifestación de estos ritmos en los tejidos corporales muestra una distribución eficaz del aliento de vida, indicando un funcionamiento saludable.

Estos ciclos rítmicos de la respiración primaria tienen dos fases, una de inspiración y otra de expiración. Estos movimientos se manifiestan en todo el cuerpo y pueden ser captados por unas manos sensibles.

Existen tres ritmos diferentes que suelen denominarse las tres mareas. Cada una de las tres mareas es una manifestación de un nivel diferente de funcionamiento del aliento de vida. Cada uno de estos ritmos está envuelto en los otros, produciendo ritmos dentro de ritmos. Se conocen como: El impulso rítmico craneal

Si padeces de migrañas, sinusitis, neuralgia u otros problemas derivados del estrés, recuerda que la osteopatía craneosacral te puede ayudar.

Evita sufrimiento innecesario.

Prueba terapias diferentes, naturales y efectivas.

Teléfono

976 445184

Whatsapp

655 576065

Dirección

Paseo de Pamplona, 1, 11º 50004 Zaragoza

Email

info@manosquecuran.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *