Dolor de espalda y salud

El dolor cervical y su repercusión en la salud

La columna vertebral es nuestro principal eje energético y también de movimiento. Tiene una repercusión global en todo nuestro organismo. Basándonos en esto, es fácil deducir que cada área vertebral repercutirá directamente en nuestra salud. Comencemos con las vértebras cervicales.

La 1ª cervical (la vértebra que está justo debajo de la cabeza) está directamente relacionada con la cabeza, cara y el sistema simpático. Una disfunción en esta vértebra provoca dolores de cabeza, insomnio, estados depresivos y vértigos.

La 2ª cervical se relaciona con los ojos, oídos, senos nasales y lengua. En disfunción provoca vértigos, problemas oculares o auditivos y alergias.

La 3ª cervical se asocia con la cara, oídos y dientes. Alterada provoca acné, manchas en la piel, eczema y dolores dentales.

La 4ª cervical se relaciona con la nariz, labios y boca. Puede provocar alergias (rinitis, herpes bucal,…)

La 5ª cervical está asociada al cuello y la garganta. Relacionada con las afecciones y dolores de garganta.

La 6ª y la 7ª cervicales están relacionas con los músculos del cuello, hombros y brazos, estas dos vértebras forman parte del plexo nervios braquial que da movimiento y sensibilidad a estas zonas. Una mala alineación de estas vértebras provocará tortícolis, dolor de hombros y brazos y hormigueo y entumecimiento en esas zonas.

Dolor dorsal y su repercusión en la salud

La dorsal 1 (la vértebra que está a continuación de las cervicales) se relaciona con los antebrazos, manos, muñecas, dedos pulgar, índice y corazón. Una disfunción en esta vértebra provocará dolores, entumecimiento y hormigueo en estas zonas.

La dorsal 2 se relaciona con el corazón y está directamente relacionada con las disfunciones cardíacas.

La dorsal 3 gobierna los pulmones y su disfunción se relaciona con las afecciones pulmonares.

La dorsal 4 está unida a la vesícula biliar, su disfunción afectará a este órgano, así como a problemas de ánimo.

La dorsal 5 gobierna el hígado, su alteración provocará problemas hepáticos.

La dorsal 6 se relaciona con el sistema digestivo, su alteración provocará problemas digestivos.

La dorsal 7 gobierna el bazo y el páncreas, una alteración en esta vertebra provocará diabetes.

La dorsal 8 gobierna el diafragma. Su disfunción provoca dolores en el plexo solar y dificultad para respirar.

La dorsal 9 está relacionada con las glándulas suprarrenales, su disfunción provocará reacciones agresivas desproporcionadas y alergia.

Las dorsales 10 y 11 gobiernan los riñones, una disfunción de estas vértebras provocará mala eliminación de la orina, intoxicación en el organismo y agotamiento físico. La dorsal 12 se relaciona con el sistema linfático y el intestino grueso, su disfunción repercutirá en una mala asimilación de los alimentos, retención de líquidos y dolor en las articulaciones.

Dolor lumbar y su repercusión en la salud

Muchas personas suelen sufrir de dolor lumbar. Su repercusión va más allá de una ciática o una lumbalgia. Veamos cómo se relacionan las vértebras lumbares con nuestra salud: 

La vértebra lumbar 1 (es la vértebra que sigue a las dorsales) se relaciona con el intestino grueso. Una disfunción de esta vértebra provocará estreñimiento, colitis o diarrea. 

La lumbar 2 se relaciona con el plexo solar, el abdomen y los muslos. Su desajuste provocará calambres musculares y dolores musculares en el abdomen. 

La lumbar 3 gobierna los órganos sexuales y las rodillas. Una disfunción de esta vértebra provocará menstruaciones dolorosas, impotencia, cistitis y dolores de rodillas. 

La lumbar 4 está unida al nervio ciático y la musculatura lumbar. Su desajuste puede provocar ciática, lumbalgia y dificultades para orinar. 

La lumbar 5 se relaciona con el nervio ciático y la zona inferior de las piernas. Una disfunción en esta vértebra producirá calambres musculares, pesadez o dolores en las piernas y ciática. 

El sacro y el coxis rigen la pelvis, glúteos y la columna vertebral, en general podemos decir rigen el eje vertebral. Su desajuste puede afectar a cualquier zona de la columna vertebral.

Como he explicado el dolor de espalda puede tener unas repercusiones más serias si no hacemos nada para remediarlo. 

Unos consejos para mantener la espalda en buenas condiciones: 

  • Realizar ejercicio moderado y acorde con la condición física personal, priorizando los estiramientos musculares.
  • Mantener una buena higiene postural.
  • Si es necesario recibir terapias manuales manuales como la osteopatía, el masaje o los estiramientos miofasciales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *