Kinesiotaping

tratamiento con kinesiotaping

¿Qué es el kinesiotaping?

Es una técnica de vendaje que facilita el proceso natural de autocuración del cuerpo proporcionando apoyo y estabilidad a los músculos y las articulaciones sin limitar su movilidad e influyendo desde el exterior las 24 horas.

La venda que se aplica es una cinta elástica que tiene la capacidad de estirarse longitudinalmente a modo de segunda piel, pero que es inextensible transversalmente.

Este tipo de vendajes son muy útiles cuando tenemos que tratar dolor lumbar, dorsal o cervical. Ayuda a la normalización de la circulación sanguínea, enviando más sangre y por tanto más oxígeno a las zonas afectadas.

En los años setenta el Dr. Kenzo Kase, quiropráctico japonés, desarrolla la técnica conocida como Kinesiotape o Kinesiotaping. Lo desarrolla aplicando conceptos kinesiológicos (de ahí su nombre) a una técnica del vendaje que busca conseguir una movilidad total del músculo sin restricciones, donde la función muscular cobra vital importancia para activar procesos naturales de autocuración en el cuerpo influyendo desde el exterior las 24 horas.

¿Cómo actúa y se aplica?

La venda que se aplica en esta técnica posee características especiales. Se trata de una cinta elástica que tiene la capacidad de estirarse longitudinalmente a modo de segunda piel, pero que es inextensible transversalmente.

Se puede mojar y además es duradera, pues su permeabilidad la hace transpirable lo que permite mantenerla un mínimo de 4 días.

En el dolor de espalda la aplicación del kinesiotaping es especialmente útil, dada la capacidad de estimulación del sistema neuromuscular y propioceptivo de la venda. En el momento de aplicación de este vendaje, se pone en marcha el proceso de reparación gracias a la cantidad de datos que aporta a la zona tratada, su capacidad drenante, su capacidad de amortiguación en procesos inflamatorios y la activación que proporciona a la micro circulación. El efecto analgésico del Kinesiotaping es debido a la disminución de la presión intersticial y a la activación del sistema de analgesia natural del organismo, ayudándolo a liberar neurotransmisores (endorfinas, encefalinas, etc.) básicas para el bienestar.

¿Qué beneficios tiene?

A lo largo del día sometemos a nuestra musculatura a un excesivo estiramiento y contracción muscular, asimismo debido a las cargas y descompensaciones con las que se afligen a las articulaciones diariamente, se crean problemas de contracturas, espasmos, restricciones del flujo sanguíneo y linfático e inflamaciones que aumentan la presión del líquido intersticial.

Este tipo de vendajes son muy útiles cuando tenemos que tratar dolor lumbar, dorsal o cervical. La venda colocada ayuda a la normalización de la circulación sanguínea, enviando más sangre, y por consiguiente más oxígeno, a las zonas afectadas.

El efecto sobre el tono muscular se explica en función de la técnica de colocación de las tiras sobre el tejido muscular. Al poseer cierto grado de elasticidad, la tendencia por parte de la venda es a recogerse al punto inicial del vendaje, por este motivo podremos aumentar o disminuir el tono muscular.

En una situación de tensión elevada, debido a una contractura muscular, esto nos será de especial ayuda pues al finalizar una terapia de masaje u osteopatía, ayudamos a que la zona afectada recupere su función normal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *