Tratamiento con diapasón

La terapia vibracional con diapasones

El sonido armónico sana el cuerpo físico y energético

Los seres humanos somos claramente influenciables física, emocional, psíquica y espiritualmente por el sonido y las vibraciones que nos rodean. Estos sonidos pueden ser agradables y saludables, o molestos y perniciosos para la salud.

El sonido armónico y la vibración que éste produce equilibra nuestros campos energéticos y nos ayuda a sanarnos. La terapia vibracional usa el sonido y la vibración que produce para la sanación de desajustes tanto físicos, como psico-emocionales. Por lo tanto, es una excelente herramienta en las manos de un terapeuta que la sepa utilizar.

El sonido y la vibración que produce han estado desde los albores de la historia al lado de todos los sanadores y los chamanes. Encontramos ejemplos en todas las culturas y en todas las religiones. Los Mantras entonados por los monjes budistas son un excelente ejemplo. En la religión cristiana los cantos gregorianos. Los chamanes de la América Prehispánica se sirven de sus cantos para sanar a los enfermos.

¿Por qué sana la terapia vibracional?

Dos de las fuentes de terapia vibracional son los cuencos tibetanos y los diapasones.  Los diapasones como fuente de sonido para las terapias. Esto no quiere decir que la música en sí misma no sea una excelente terapia, de hecho, hay una disciplina terapéutica basada en ella, la musicoterapia.

El uso del sonido en terapia induce en los cuerpos físico, mental, energético y espiritual de las personas a aliviar el dolor, promover la curación y modificar nuestra conciencia, pues interactúa con las ondas cerebrales.

A partir del cuarto mes de gestación somos capaces de recibir estímulos sonoros del exterior. Los sonidos positivos que escuche el futuro bebé redundarán en un buen parto y un saludable inicio de vida.

¿Cómo se aplica la terapia vibracional?

Hemos visto los campos de actuación que posee el sonido y la vibración. Pero, ¿cómo se utilizan? Como cualquier técnica terapéutica, tiene un protocolo que hay que seguir, aunque hablando de técnicas energéticas siempre habrá un espacio para la intuición personal del terapeuta.

Los sonidos naturales siempre van a reconfortar la energía de cualquier persona. El sonido del mar, de una tormenta, un arroyo, el viento…

En consulta utilizo tanto los sonidos naturales como los diapasones, Especialmente hay dos diapasones  que regulan la circulación energética del canal central de energía, la columna vertebral, potenciando la circulación del fluido cefalorraquídeo.

Y tú ¿con qué sonido vibras?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *