La energía del bajo astral

Este tipo de energías negativas siempre han estado en el subconsciente colectivo de la humanidad, En todas las culturas antiguas se habla de diferentes posesiones demoniacas que atacan y alteran a las personas, estando hoy muy presentes en los diferentes pueblos indígenas que aún sobreviven en el planeta.

Para que estos entes se puedan acoplar a una persona hay que abrirles una puerta. Esta puerta puede ser inocente, como un grupo de chicos jóvenes jugando con una tabla de ouija, altamente negativa y peligrosa y por supuesto completamente desaconsejable. También entrarían toda clase de rituales oscuros que, aunque parezcan una tontería están en plena vigencia hoy en día. Mucha gente acude a brujos para conseguir que su pareja vuelva, para fastidiarle la vida a otra persona, para conseguir favores y un largo etcétera.

Los niveles de peligrosidad de estos entes no son iguales. Estos bichos se alimentan del dolor y del sufrimiento que causan en los seres humanos en los que están alojados y en las personas que tienen a su alrededor.

Una vez se acoplan a una persona, vampirizará su energía y trastornan sus centros vitales. Alterarán su energía y dependiendo de lo fuerte que sea, impulsan al individuo a causar dolor a todas las personas que tenga a su alrededor. Puedes ver ejemplos cerca de ti. Individuos que suelen tener ataques de ira por la causa más simple: un pequeño incidente de tráfico, un pequeño contratiempo en el trabajo, … Otro ejemplo claro es el programa televisivo Hermano Mayor. En este programa vemos a un adolescente “rebelde” y a un mentor enviado por el programa, para intentar que cambie su actitud destructiva. En el programa vemos la actitud psicópata del adolescente destrozando su familia alegremente y causando dolor y sufrimiento, sin importarle gran cosa como lo están pasando o la destrucción que conlleva su actitud. No en todos los casos se deba a una de estas posesiones, pero si en una gran cantidad de ellos.

Extracto del libro El Poder de tu Energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.