Tratamiento RCV

Cromo energía, el origen de la vida

Luz=vida

La luz es la principal causa de la vida en la tierra. Además de eso juega un papel central en todos los procesos moleculares de todos los seres vivos, porque excita las moléculas, modifica sus niveles energéticos y hace posible una gran cantidad de reacciones químicas esenciales.

La luz es una onda electromagnética compuesta por fotones. La luz que el ser humano puede ver es una minúscula fracción del espectro electromagnético. Todas las relaciones humanas físicas, químicas o espirituales, son un intercambio de luz.

Las células, emisores y receptores de luz

Fritz Albert Popp físico alemán padre de la Fotobiología, dedicó toda su vida a la investigación de los biofotones, consistentes en una radiación fotónica ultra leve.

Popp demostró que las células emiten luz, y que esa luz es capaz de desencadenar reacciones en cadena dentro de dicha célula. También demostró que cuando un virus entra en una célula, primero hay una exaltación de la radiación, después un periodo de silencio, otra exaltación aún más grande, y por último, una extinción progresiva de la luz, hasta que la célula muerta deja de emitirla.

Podríamos decir que mediante estas débiles emisiones de luz las células se comunican, y su poder ordenante se manifiesta en la vida o la muerte.

Éter

La frecuencia y energía determinan la longitud de onda de un color que puede ser percibida por el ojo humano. La luz visible sólo es una porción minúscula del espectro electromagnético. La luz se propaga sobre un medio llamado éter.

Las cosas se condensan en la tierra, se fluidifican en el agua, se transmutan en el fuego, se sutilizan en el aire y se hacen incluyentes y universales en el éter.

Las relaciones humanas son un intercambio de luz

Todas las relaciones humanas físicas, químicas y espirituales son un intercambio de luz, somos procesadores de la luz. Max Planck (físico alemán), demostró la interacción de la luz con la materia, y aquí la luz no se comporta como onda sino como partícula: corpúsculo.

Nos encontramos con esta dualidad y vemos que una cosa no es siempre esa cosa, que una cosa puede tener distintos comportamientos sincrónicamente.

Un resonador es un instrumento que permite que una oscilación electromagnética llegue, la almacena, el auto entretiene y la emite. Todo nuestro cuerpo y su campo energético es un resonador biológico. Las células emiten minúsculas cantidades de luz a ritmos específicos y  constantes, y gracias a ello se comunican. Este efecto fotónico proviene de una emisión de luz, del exterior y un campo electromagnético propio emitido por el ADN.

Fragmento del libro El Poder de tu Energía

Esto lleva a una conclusión, sin luz no hay vida.

¿Tienes suficiente luz en tu vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.