Causas energéticas de la enfermedad física

Desajuste energético

La enfermedad física y mental en su raíz es un desajuste, más o menos importante dependiendo de la gravedad de la enfermedad, del sistema energético (centros vitales y cuerpos energéticos). Como he explicado anteriormente los centros energéticos regulan todo nuestro organismo, por lo tanto, un ataque severo contra alguno de ellos provocará enfermedad. Para que se produzca la enfermedad primero tiene que haber un ataque a uno o varios chakras. Si son varios siempre habrá uno que estará más afectado.

Estos ataques en la gran mayoría de las veces serán producto de los enganches o la suciedad energética. Al principio el centro afectado podrá soportar bien el desequilibrio apoyado por el resto de chakras, con el paso del tiempo ese desajuste se ira contagiando al resto de los centros energéticos, debilitando todo el sistema.

Aparición de la enfermedad física

El sistema energético, como la genética, es diferente a cada persona. En líneas generales para que se produzca una enfermedad grave pasan varios años dependiendo de la capacidad energética de la persona, si no se trata de un enganche energético muy agresivo. Cuando el chakra ya se encuentra muy deteriorado, ya no puede cumplir su función de irrigación energética hacia la zona fisiológica que tenga asignada. Es entonces cuando los órganos físicos empiezan a fallar y aparece la enfermedad.

Un ejemplo clásico que he visto varias veces en la consulta lo encontramos en el centro de la garganta, el laríngeo. Este chakra regula la glándula endocrina tiroides, las cuerdas bocales, las vértebras cervicales, la piel y la garganta. Un desequilibrio leve puede causar molestias cervicales, irritación de garganta o afonía. Si la cosa es más grave empezará a afectar a la tiroides provocando hipo o hipertiroidismo. Finalmente, si esta perturbación continua y sigue debilitando el centro energético lo más probable es que provoque una disfunción grave sobre la tiroides, pudiendo provocar cáncer tiroideo.

Extracto del libro El Poder de tu Energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.