6 de May del 2018

Nuevo Servicio: Quirología

¿Has oído hablar de la Quirología, el arte de la lectura de las manos?

Las líneas y montes de nuestras manos reflejan nuestro carácter psíquico y físico, también muestran nuestras capacidades y debilidades. Conocerlas más a fondo puede ayudarnos a trabajarlas, fortalecerlas y favorecer nuestras decisiones.

A partir de ahora puedes solicitar cita para una lectura de manos en Manos Que Curan, con nuestra amiga Carolina Sierra, una de las mayores expertas en este arte a nivel nacional.

 

Te adjunto un extracto de un artículo escrito por Carolina, para que conozcas un poquito más esta ciencia. La búsqueda de tu equilibrio está en tus manos...

La Quirología es una ciencia tan antigua que se ha perdido en la noche de los tiempos. Trata del diagnóstico universal e inherente de tu persona en todos los aspectos, puesto que no hay dos manos iguales.

Yo creo que se remonta a antes de la última glaciación, cuando parte de las tierras de Asia aún no estaban sumergidas y tengo el convencimiento de que hubo civilización avanzadísima, más incluso que al nivel de nuestros días. Hoy nos ha llegado adulterada y transmitida oralmente y se considera válida porque la tradición ha podido constatar que es veraz en un alto porcentaje.

Así en tus manos se revelan hechos de tu vida pasada, presente e incluso futuro puesto que es una especie de plasmación – quizás eléctrica – de tus impulsos físicos, psíquicos y emocionales que empieza a conformarse ya en el sexto mes de vida intrauterina.

¿Por qué revela hechos futuros? Porque acorde con tu hábitat y comportamiento pasado y presente tu biología está ya horadando tu presenta situación futura y digo presenta porque se ha demostrado que puede ser modificada por la propia voluntad del individuo, hecho que se plasmará seguidamente en las palmas.

Debes saber también que la mano derecha es la mano con la que tú haces y que la mano izquierda es la mano que tú eres y si eres zurdo a la inversa.

No solo las palmas son materia de estudio sino que también el vello capilar, las huellas digitales, las uñas y las falanges lo son, completando así el diagnóstico quiral.