Pedro. 45 años. Dolor en la parte superior de la espalda y el hombro

Pedro es un hombre de 45 años, activo, al que le gusta practicar deporte. Vino a verme a mi consulta porque le dolía bastante la parte superior derecha de la espalda y el hombro derecho desde hacía más de un año. Este dolor le limitaba a la hora de realizar sus actividades deportivas y sus aficiones.

En la primera sesión percibo una notable tensión en la zona donde se quejaba. Me comenta además que ha tenido un año complicado en sus aspectos personales. Lo trato con el Método Columna Vitae, el martillo neuropercutor, masaje con ventosas y Kinesiotaping y le doy cita para la semana siguiente.

En la siguiente sesión me informa que el dolor ha disminuido pero que persistía. Lo trato de la misma manera pero esta vez también incluyo la auriculoterapia, y como sospecho que puede haber un motivo emocional tras su dolor, le testo con flores de Bach y le doy la apropiada para él. Lo cito para la semana siguiente.

En la tercera sesión me comenta que el dolor se ha reducido considerablemente, pero que no termina de desaparecer. Le aplico el mismo tratamiento incluyendo esta vez la acupuntura craneal de Yamamoto. Le doy cita para un mes después.

Cuando viene a verme un mes después, me confirma que su dolor ha desaparecido completamente y que sólo se ha acordado ligeramente de él cuando se ha enfadado por algún motivo.