Pilar. 51 años. Dolor intenso en el codo

Pilar es una mujer de 51 años. Desde los 16 años trabaja en la carnicería familiar. Cuando me visitó en la consulta, padecía desde hacía meses un dolor agudo en el codo debido muy probablemente a los movimientos repetitivos que realizaba en su trabajo diario. El dolor bajaba hasta el antebrazo afectando también a su muñeca.

En la primera sesión de tratamiento le realizo el método Columna Vitae, le aplico Laserpuntura, Acupuntura Zonal y Masaje Específico con Ventosas en su brazo.

En la segunda sesión, una semana después, advierte que su dolor ha disminuido entre un 40% y un 50%. Repito el mismo tratamiento de la primera sesión y le doy cita para la semana siguiente.

En la tercera sesión me comenta que la mejoría ha sido más evidente. Aun así quedan vestigios de dolor. Le aplico las mismas técnicas y le doy cita para dos semanas más tarde.

En esta cuarta sesión me confirma que el dolor casi ha remitido por completo, únicamente le molesta cuando su jornada laboral se prolonga más de lo habitual.

En la siguiente cita, un mes después, me comenta que el dolor ha desaparecido excepto en momentos puntuales de exceso de trabajo.

Le enseño a realizar una serie de estiramientos específicos para aliviar la zona de tensión y le recomiendo que vuelva a visitarme en dos meses, a modo preventivo.